Miércoles 23 de Agosto de 2017

25/05/2017

Regionales

PURA EMOCIÓN POR LA OVALADA

El llanto de un zorro en Aguilares

El hombre que recorrío las redes sociales por las lágrimas que derramó luego del sufrido triunfo de su amado Aguará Guazú, Adrián Emilio Escandar, charló con TERCER TIEMPO NOA.
Ampliar (1 fotos)

Foto: tomada de matocabrera en Instagram

Por Patricio Guzmán, Especial para Tercer Tiempo Noa

El llorar es una de las expresiones que conlleva diferentes manifestaciones al momento de que las lágrimas caen por los rostros emocionados. El rugby, desde su concepción misma, trajo y trae a sus hombres un sinfín de motivos para el llanto; ya sea por el dolor de una derrota, la algarabía de una victoria, un debut o el adiós al juego ovalado entre otras cosas. La foto en cuestión tiene un tinte especial por donde se la mire. El hombre que llora es de Aguilares, tiene su corazón en Aguará Guazú y en dicho club cumple un rol polifuncional.

Su nombre es Adrián Emilio Escandar, más conocido como “Yory”. Su chapa profesional dice que es licenciado en kinesiología y fisioterapia, y aparte el profesor de educación fisica. Un loco apasionado del club azulgrana y que encontró en dicho territorio su lugar en el mundo. Escandar es entrenador de infantiles en M-11, preparador físico de la primera de su club y dirigencialmente cumple el rol de secretario del club de la “Cuidad de las Avenidas”.

TERCER TIEMPO NOA dialogó con “Yory” luego de que la foto recorriera las diferentes redes sociales. “Me dio mucha vergüenza ver la foto. No tengo facebook, ni ninguna red social. Me la mostró un chico del club y vi los comentarios. Soy yo en un momento muy especial, donde florecen las emociones luego de ver la entrega del equipo”, expresa Escandar.

-¿Cuál fue el motivo de tus lágrimas?

- La primera de Aguará acababa de ganarle un partido durísimo a Santiago Rugby. Los chicos a un equipo duro, en los papeles superior desde los delanteros y remontaron un marcador adverso y en el pitazo final me derrumbé. No aguanté tanta emoción por la entrega de los jugadores.

El ajustado 22 a 20 con que el “Zorro” de Aguilares venció al “Hípico” del Santiago del Estero, tiene un sabor especial para los aguilarenses, por que bajaron a un gigante, y porque a la vez se vencieron a sí mismos. Para el apasionado Escandar y sus lágrimas, también.


Recomienda esta nota: