Domingo 22 de Octubre de 2017

16/07/2017

Regionales

Súper 10

Natación va recuperando su mística

Los "Blancos" ganaron un partido muy chivo frente a Huirapuca, por 31-28, y siguen de cerca al líder Tucumán Rugby.
Ampliar (1 fotos)

Foto: Horacio Gambarte (Rugby Tucumano)

Cuando la arenga final de Natación y Gimnasia se cerró en la voz de Gabriel Ascárate las palabras del back a sus compañeros fueron: “Ganamos por que estuvimos atentos a todos los detalles, sigamos así”. En esa misma expresión del juego fino y minucioso estuvo la clave de por que el equipo que dirige José Macome venció 31 a 28 a Huirapuca en el cuarto acto de la zona campeonato.
Con la premisa de saber ambos equipos que la lucha seria cruel y mucha, la dura laboriosidad en el juego frontal de delanteros fue el botón de muestra inicial y final. En esa faceta se repartieron roces por ambos lados, con un combate leal y lleno de buenos impactos. Los Blancos tuvieron en la producción combativa de Guillermo Villagra y en la buena conducción de la pareja de medios Gabriel Palou –  Máximo Ledesma la llave del cofre que le daría la felicidad final. 
El partido lejos de ser lucido, fue más intenso y lleno de matices donde se prestaron el cuero, lucharon más de la cuenta y se pasaron de rosa en los penales por las ansias mismas de mojarse las orejas en los rucks principalmente. Allí comenzó la lucha de los 10 (Máximo Ledesma y Juan Manuel Molinuevo) por ver quien afinaba más sus diestras. El try de Molina antes de la mitad de los primeros cuarenta fue el botón de muestra del hambre con que el local se quería comer a su rival. “Huira”, lejos de dejar de soplar fuerte respondió con un try- penal de scrum luego de someter, pero no poder terminar de quebrar a un pack de Natación que le fue encontrando la salida a un túnel lleno de ansiedad por salvar la ropa. 
En esos detalles donde la concentración final, el bueno manejo de las situaciones y el aprovechamiento de las mínimas oportunidades es parte de un equipo y su madurez, Natación se fue expresando tan agresivo como oportunista. Así van buscando lentamente arribar el bochín a un campeonato que lo tiene hace 21 años sin gritos coperos en el torneo tucumano. 
Un párrafo aparte merece la producción individual e integral de Máximo Ledesma, el conductor local estuvo en una de sus mejores tardes. Sus kicks fueron certeros a los palos como al touch, lanzó bien el juego de backs y cerró su faena con dos drops magistrales. 
El final tuvo un postal llena de emotividad, Huira fue con todo a quemar sus últimos cartuchos y el Blanco le mojó la pólvora cuando se afanó en ultimo cuero de la tarde agónica donde el viento jugó su partido aparte. 
Natación va asomando el pescuezo de caras a la recta final y pese que al torneo le falta mucho por transitar, en ese camino por ganar va recuperando su mística

Por Patricio Guzmán

Cuando la arenga final de Natación y Gimnasia se cerró en la voz de Gabriel Ascárate las palabras del back a sus compañeros fueron: “Ganamos por que estuvimos atentos a todos los detalles, sigamos así”. En esa misma expresión del juego fino y minucioso estuvo la clave de por que el equipo que dirige José Macome venció 31 a 28 a Huirapuca en el cuarto acto de la zona campeonato.
Con la premisa de saber ambos equipos que la lucha seria cruel y mucha, la dura laboriosidad en el juego frontal de delanteros fue el botón de muestra inicial y final. En esa faceta se repartieron roces por ambos lados, con un combate leal y lleno de buenos impactos. Los Blancos tuvieron en la producción combativa de Guillermo Villagra y en la buena conducción de la pareja de medios Gabriel Palou –  Máximo Ledesma la llave del cofre que le daría la felicidad final. 
El partido lejos de ser lucido, fue más intenso y lleno de matices donde se prestaron el cuero, lucharon más de la cuenta y se pasaron de rosa en los penales por las ansias mismas de mojarse las orejas en los rucks principalmente. Allí comenzó la lucha de los 10 (Máximo Ledesma y Juan Manuel Molinuevo) por ver quien afinaba más sus diestras. El try de Molina antes de la mitad de los primeros cuarenta fue el botón de muestra del hambre con que el local se quería comer a su rival. “Huira”, lejos de dejar de soplar fuerte respondió con un try- penal de scrum luego de someter, pero no poder terminar de quebrar a un pack de Natación que le fue encontrando la salida a un túnel lleno de ansiedad por salvar la ropa. 
En esos detalles donde la concentración final, el bueno manejo de las situaciones y el aprovechamiento de las mínimas oportunidades es parte de un equipo y su madurez, Natación se fue expresando tan agresivo como oportunista. Así van buscando lentamente arribar el bochín a un campeonato que lo tiene hace 21 años sin gritos coperos en el torneo tucumano. 
Un párrafo aparte merece la producción individual e integral de Máximo Ledesma, el conductor local estuvo en una de sus mejores tardes. Sus kicks fueron certeros a los palos como al touch, lanzó bien el juego de backs y cerró su faena con dos drops magistrales. 
El final tuvo un postal llena de emotividad, Huira fue con todo a quemar sus últimos cartuchos y el Blanco le mojó la pólvora cuando se afanó en ultimo cuero de la tarde agónica donde el viento jugó su partido aparte. 
Natación va asomando el pescuezo de caras a la recta final y pese que al torneo le falta mucho por transitar, en ese camino por ganar va recuperando su mística

Recomienda esta nota: