Viernes 15 de Diciembre de 2017

16/08/2017

Regionales

PROTAGONISTAS

Jorge Vidoz, un formador de generaciones

El entrenador dirigió distintas divisiones y camadas de Lawn Tennis a lo largo de 36 años

Una simple foto simboliza toda una vida dirigiendo distintas camadas y generaciones en Lawn Tennis. "En esta foto con los Palacio estoy con el abuelo, el hijo y el nieto, los tres a quien tuve el placer de entrenar", comentó Jorge Luis Vidoz Vermal, quien comenzó a entrenar y a formar jugadores a comienzo de los años 70, cuando apenas tenía 15 años. Como el caso de los Palacio, el abuelo Diego, el hijo Diego y el nieto Nicolás, hay varios más, y muchos más los casos a los que le tocó entrenar a padres e hijos. 

"Para mi es un orgullo haber entrenado a varias generaciones y camadas en el club. Me hace muy feliz poder entrenar a los chicos, por eso en estos momentos se me ocurre dar las gracias a todos los que me permitieron poder hacerlo. En primer lugar le agradezco a Diego Osa, que fue quien me invitó a entrenar cuando yo tenía apenas 15 años. Pachi me invitó a entrenar con él a los chicos de 12 años, que hoy son padres de hios que también entrené en el club", destacó Jorge.

"El club siempre fue mi segunda casa. Empecé a jugar a los 9 años, en la Sexta, que hoy se llama Menores de 14 años. Cuando tenía 12 años se creó la séptima y bajé de división. A los 15 jugaba en Quinta y es alli que empece a entrenar con Pachi. Le agradezco también al Tucumán Lawn Tennis Club por haberme confiado a los chicos para que los entrene", resaltó Vidoz.

"Pasaron los años y sigo recibiendo el cariño de mis entrenados. La mayoria me dice Jorgito. Tambien recibí el apoyo de los padres de mis entrenados. Tuve el honor de entrenar chicos que luego jugaron en los seleccionados Juveniles y mayor de Tucuman, en Los Pumitas y en Los Pumas, como Nicolás Sánchez, a quien recibí en el club y lo anote en Pre rugy. Así como él pasaron excelentes jugadores y personas, disculpen que no los nombre porque son un  montón, muchisimos, son 36 años de entrenar chicos de rugby en el Lawn Tennis", añadió Jorge.

Tiempo de agradecimientos

"Agradezco también a los engtrenadores que tuve, a Dodó Barceló, Alberto Escaño, Jorge Rocchia Ferro, Pablo Kantarovsky, Luis Rodolfo Arguello,al Gallo Cabrera, Cuqui Chavanne, César Martinez, Alejandro Petra, Gustavo Carrasco, que nos enseñaba con el reglamento en la mano; a Emilio Graña, Daniel Pilin Monterrubio y a dos preparadores físicos de lujo como el Pardo Bazán y Richard González", destacó.

"También le agradezco a mis padres que me dejaron jugar, porque en esa época se consideraba un deporte peligroso, y a quien me llevó al club, mi querido cuñado Lucho Parrado, que jugaba de segunda línea en la primera. Muchas veces pienso qué hubiera sido de mi vida si él no me llevaba ese día al club, por eso mi reconocimiento especial. Iba a ver con mi querida hermana Estela Vidoz los partidos de primera de ese año 1968", recordó Jorge.

"También agradezco a mi señora Victoria Mainardi Grellet, que me entusiasmó para que regrese a entrenar a pesar de que me habían operado de un cáncer en la piel de la frente".

"También agradecerles a mis hijos Ezequiel, Federico, Diego y Soledad que me acompañaron siempre y me incentivaron para que vuelva a entrenar, y a mi hija Ana Virginia Vidoz Mainardi, que me acompaña cuando ella no está jugando al hockey. Y también a todos los amigos del club que me pedían que vuelva a entrenar", señaló.

"No puedo olvidarme de mi querido amigo y consejero,el profesor Angel Papuchi Guastella, quien mientras caminábamos dando vueltas al parque 9 de Julio me dio lecciones de vida y de rugby, que luego a su lado ponía en práctica en las divisiones que yo entrenaba, siempre estará en mi mente su rostro cálido y humilde. Un día me regaló una camiseta de entrenamiento de Los Pumas de 1965 que la usaban para entrenamiento y la atesoro . Mi gran homenaje para el profesor Papuchi", completó Jorge Vidoz, un formador de varias generaciones.

Recomienda esta nota: