Miércoles 22 de Noviembre de 2017

12/11/2017

Regionales

ARGENTINO

Apuntes Naranjas desde La Caldera

Momentos pasados en el Parque 9 de Julio, con el partido que Tucumán le ganó a Córdoba por el Argentino
Ampliar (1 fotos)

Foto: Laura Argaño

Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

El carácter y la iniciativa

Es valida la expresión de la palabra “agresividad” a la hora de utilizarla en el rugby. En esa manifestación Los Naranjas fueron ascendentemente encontrando el camino para conquistar un inapelable 23 a 16 ante un Córdoba que fue inverso en su descendiente producción.

Con el carácter de ser un equipo joven, pero experimentado desde muchos puntos, Tucumán dejó demostrado que el golpe en la primera fecha ante Buenos Aires, no afectó su sistema nervioso central ni su fuego. El quince tucumano tuvo la iniciativa tanto con el marcador en contra, como cuando el juego que desplegó lo fue levemente posicionando como amo y señor de un partido jugado con uñas y dientes, como positivo desde la baja cantidad de penales.

Las expresiones defensivas y ofensivas

En este punto, La Naranja tuvo una alta eficiencia. El tackle a destajo fue tanto la zona del medio campo, como en los abismos defensivos de su ingaol. En ambas zonas la entrega fue total, desmedida y los jugadores salieron vacíos al dar un plus ante un equipo más pesado y de características similares.

En ataque Tucumán fue quirúrgico. Letal y efectico. En su contundencia aprovechó cada cuero que tuvo y lastimó en momentos claves con arranques desde el fondo y buen control del ovalo.

El equipo inicial y el final

Tan solo la discutible amarilla a Maximiliano de La Jara, fue el único factor que le permitió al cuerpo técnico tener que mover la banca temporariamente. Todos los cambios que luego llegaron fueron realizados en momentos justos. Salvo la salida de “Machi” Ledesma por un golpe en la zona de la espalda, los restantes cambios estuvieron a la altura y respondieron para cerrar la positiva producción.

El line y los puntos de contacto

Tucumán encontró en las humanidades de su capitán Nicolás Proto y de Santiago Rocchia, las torres para lanzar el juego desde un line que fue solvente y aparte le robó varios cueros a Córdoba. Pulgar para arriba para Emiliano Coria a la hora de los lanzamientos bien direccionados y coordinados.

Lo mental

En este punto, Tucumán nunca perdió la brújula. Demostró que con buena comunicación, orden y sin pasarse de vueltas, es un equipo serio. Con el marcador arriba o abajo, en esta oportunidad, mantuvo un orden, respetó su plan de juego y aguantó los embates finales de un Córdoba que se vino con todo.


Recomienda esta nota: