Lunes 14 de Octubre de 2019

14/07/2019

Regionales

COLOR

Apuntes de color desde La Caldera

Son esos pequeños detalles que le dan vida a un evento de tal magnitud como una final. Es el condimento especial que no puede faltar y que al notarlo te hace sacar una sonrisa.

Marea humana

Casi 10 mil almas se hicieron presentes en “La Caldera del Parque“ a presenciar la gran final. Primero ingresó la “torcida" del “Tennis" que copó la tribuna que da de espaldas al Parque 9 de Julio. La misma, llevó un jinete que montó su caballo con una mascara de una gallina y un dinosauro que bailó al compás de la batucada. La U, por su parte, ingresó y se apostó en la tribuna larga que da de espaldas al mítico pulmón tucumano y entre banderas, un disfraz de Superman y máscaras de jugadores, fue dándole rienda suelta al aliento.


Humo para todos

Las dos parcialidades tiraron bombas de humos con colores de sus equipos. El humo tapó el cielo gris de una tarde donde el papel picado y el cotillón diverso fue valido para colorear el aliento.


Grito sagrado

Antes del partido, y con un enorme sentido de pertenencia, se cantó el Himno Nacional Argentino. El mismo, se mezcló al inicio con el aliento de las parcialidades; pero luego el canto general terminó por redondear las frases patrias.


El recuerdo de “Chiquito"

Como previa al juego y con el silbato de Matías Ortíz de Rosas (Juez del partido) se hizo un minuto de silencio en memorial de Antonio “Chiquito" Gandur. El fallecido dirigente de Los Tarcos, tiene en el homenaje, su nombre en el torneo mayor de la Unión de Rugby de Tucumán.


Una gallina suelta en el Parque

En pleno Himno Nacional, una gallina se apostó a picotear el verde césped del Tucumán Lawn Tennis Club. El ave de corral no quería abandonar el campo de juego y se demoró unos segundos el inicio del juego hasta que un asistente la pudo sacar.

Las Familias del rugby no faltaron

Varias generaciones del rugby de Tucumán se hicieron presentes en la gran final. De loa dos equipos finalistas y de varios clubes más, se vivieron viejas glorias del juego que tanta pasión y alegría tiene en Tucumán.



Recomienda esta nota: