Lunes 29 de Noviembre de 2021

26/05/2021

Regionales

ENTREVISTA

El vuelo de un crack

Una charla con Tomás Albornoz que tras un gran paso con Jaguares en la Super Liga ahora afrontará un nuevo desafío vistiendo la camiseta del Benneton Italiano.
Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

Tomás Albornoz tiene el desparpajo de un carasucia, que con velocidad de trancos cortos pero eficaces en sus líneas de carrera y el buen traslado manual en la conducción, juega un rugby distinto. Un rugby de cracks. Todo en su metro setenta y seis y en 84 kilos, que en su plena tucumanidadrugbistica ratifica su gran momento y lo hará emigraren breve a su primera experiencia internacional.

TERCER TIEMPO NOA habló con el hombre formado en Tucumán Rugby Club y que viene de descollar con Jaguares.

- Poco se sabe de tus comienzos, tus referentes y cómo llegas al rugby…

- Todo comenzó por mi papá, Marcelo, siempre junto a mis hermanos nos llevó a su club. Aunque confieso que al principio me incliné más por el fútbol en el colegio San Patricio, y después cuando mis amigos de colegio arrancaron rugby, me fui con ellos. Desde ahí no paré. Mis primeros amigos de rugby eran los de colegio y sigo teniendo el mismo grupo de siempre en la camada 97. Cuando era chico, me gustaba mucho verlo jugar a Juan León Novillo, que hoy es mi amigo. Me encantaba su manera de jugar, patear y su habilidad. También no pude verlo jugar pero ver los números y la cantidad de años que jugó Ricardo Sauze, me llama mucho la atención. Y como hablan del jugador que era Ricardo, es tremendo. A nivel internacional siempre miré a Dan Carter en su pasó por los All Black’s y hoy soy un apasionado del juego de Damián McKenzie.

Familia Verdinegra

Tomás tiene el ADN del juego de Marcos Paz, su familia tiene pintado los colores verde y negro desde la cuna: “ En mí familia somos seis, mi papá Marcelo, mi mamá María Inés, hermana mas grande Emilia, lo sigue Ignacio, después vengo yo y al final Gonzalo que está jugando en el plantel superior. Todos los varones jugamos desde chicos y mi hermana jugaba al hockey en el club”- afirmaorgulloso.

Pasión paternal

Dentro de esa pasión que desborda, está Marcelo, su padre. Más bien conocido en el mundo ovalado como “Gallina”. Es un clásico verlo siempre en soledad viendo los partidos de sus hijos. Siempre pasional, mordiéndose la uñas: “Mi viejo es un enfermo del rugby, vive nuestros partidos como si él jugara. Nos reímos con mis hermanos porque siempre tiene algo para decir, juguemos bien o mal. Le encanta hablarte del partido y que le contemos todo jajaja. Es un genio y nos acompaña siempre” –comenta entre carcajadas.

La cualidades de Perico

Más allá de la pasión que su padre le transmitió por Tucumán Rugby, Tomás tiene en el legendario Pedro “Perico” Merlo un tío que siempre se jacta de que el Diez lleva sus mismas condiciones: “ Mí tío siempre dice los mismo, que soy más Merlo que Albornoz, jajaaja!!! La verdad hablo poco de rugby con él. Me gusta más escuchar sus vivencias y de ahí tomar su experiencia. Vivió mucho y sabe mucho más”- confiesa entre risas.

Lo que dejó Jaguares y un rumbo Italiano

“Fue una muy buena experiencia, me sirvió un montón para jugar y disfrutar de mucho rugby. Sobretodo hice grandes amigos en todo este tiempo que compartí y eso es lo que queda, amigos que siempre voy a tener. La Superligafue un gran aprendizaje y la posibilidad de no dejar de jugar pese a la pandemia” – agrega el conductor que en breve tendrá su primer destino internacional. El Benneton Italiano puso las divisas para llegar el juego del tucumano a su liga: “Se viene una experiencia distinta, creo que va ser totalmente distinto a lo que estoy acostumbrado, otro país, otro idioma. Hablé con chicos que están ahí y me hablaron muy bien del club, la liga que se juega es muy competitiva y te enfrentas a grandes jugadores todos loa fines de semana. Estará buenísimo. Me lo estoy tomando bastante bien, ahora es momento de disfrutar con mi familia y amigos”- expresa esperanzado.

El sueño del Diez

Su gran performance en Jaguares de conducción, tries y gambetas, hacen que sus sueños busquen un horizonte de colores celeste y blanco: “ Mi sueño es jugar en los Pumas, pero creo que eso será de una consecuencia de mi juego. Sin embargo, trató de disfrutar cada momento y conocer gente nueva que si no fuera por este deporte no conocería muchos lugares y haría tantos amigos que me van a quedar para toda la vida”. – finaliza el crack que comienza a volar.


Recomienda esta nota: