Martes 04 de Octubre de 2022

24/08/2022

Regionales

HUIRAPUCA

La "Tristaneta" con destino de Campeón

El gran momento de Huirapuca, que se coronó de la mano de Tristan Molinuevo
Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

Si Julio Coria hubiera tenido la posibilidad de ver por un instante que un torneo del deporte que tanto amó llevó su nombre, hubiera lanzado una fuerte carcajada, dejando un chiste, para luego dejar caer una lágrima sobre el verde césped de los inolvidables y después partir, feliz…y para siempre agradecido.

Hubiera visto las caras pintadas de los colores que mezcló el Doctor Horacio Rearte (fundador de Huirapuca) y hubiera escuchado el canto del desgargantado pueblo concepcionense que hizo más de 70 kilómetros en una caravana interminable para alentar a sus “Gauchos” y volver para abrazarse a la gloria y al desvelo.

Si, los “Gauchos” que saltan, se abrazan, lloran, que miran al cielo, agradecen y dedican el honor ganado. Los que pusieron el lomo en la lucha por el cuero inquieto. Es Huirapuca, el nuevo rey del rugby del “Jardín de la República”. Vienen del sur, de los pagos de un tal “Califa” Nasif Estefano. De la tierra donde las perlas brillan con luz propia y encantan con sus mujeres coquetas sin importar edades, estéticas, ni condiciones socioeconómicas.

Es Huirapuca, el reducto que entre su verdor emerge en los campos del Parque de La Joven Argentina. Allí, donde termina la cuidad y comienza el surco, donde ser criollo es un honor y donde la mesa compartida no sabe discriminaciones.

Todos cantan y gritan por igual. Se aprietan fuertemente y suben a la Tristaneta del “Mocho” Tristán Molinuevo, su entrenador principal. Amo y señor del patrón de juego que terminó superando rivales, pero más superándose a sí mismo, luego de comenzar un año con pocos soldados para pelear tamaña batalla.

Es hora de festejos, de desahogos y de respeto al rival vencido. Nada más nada menos que el copero Tucumán Rugby Club. Tamaño rival que hace del honor un sentir más orgulloso. De eso Huirapuca no tiene dudas.

Es momento donde seguramente emergerá triunfal el recuerdo y la dedicatoria a los que se fueron, de comenzar a sentir la responsabilidad de defender un lauro; el quinto. El que iniciará el Doctor Floreal García una tarde de 1999 y otra en 2001, para que luego viniera un tal Daniel Hourcade y junto a “Caco” Molinuevo y el “Chivo” Vildoza para gritar que fueron los mejores por el 2003. Pasaron 9 años de penas y sin glorias, de dar la que dejó de ser su última vuelta olímpica en 2013, cuando el “Negro” Albornoz, la “Bruja” Bellotto, Hugo Dande y José Moya, manejaban los soldados del pelotón del sur.

Largo y tendido, amanecido y extendido serán los festejos en el club sureño. Seguramente se rebalsarán las copas de las más diversas bebidas, para brindar entre gritos y carcajadas, por dejar atrás el trago amargo en el olvido. Para por fin sacar los recuerdos y adjudicarse esta alegría de que el sur también exista y mande en el rugby.

Huirapuca se vuelve a subir a micro de la felicidad. De la nueva y bien llamada “Tristaneta”. La que llegó a un destino llamado CAMPEÓN.




Recomienda esta nota: