Domingo 19 de Mayo de 2024

24/08/2023

Regionales

CAMPEONES

Un equipo, una ciudad, una misión

Old Lions cumplió un sueño en base a un gran trabajo en todas sus líneas. Las claves del Exito. / Por Tomás Gray
Tomás Gray
tomasgray1

Cuando llegamos a Sudáfrica, en el Mundial de 1995, nos encontramos en el aeropuerto primero, y luego en todas las ciudades, en todos lados, grandes carteles con un lema que reflejaba claro el objetivo de los anfitriones: "Un Equipo, una Nación, una Misión". Así de simple. Así de claro.

Salvando las distancias, y los momentos, podríamos decir que algo parecido podría ser adjudicado a los Viejos Leones, a Old Lions, flamante campeón del rugby Regional. Podríamos parafrasear el lema de los sudafricanos y adaptarlo a los santiagueños en "Un Equipo, una Ciudad, una Misión".

Con la llegada de Pablo Bascary a la conducción técnica, a quien se sumó más adelante el importante aporte de Carlos Rafael, desde la primera fecha los Viejos Leones santiagueños fueron marcando el rumbo al ritmo de las chacareras y dejando en claro que estaban dispuestos a ser grandes protagonistas en este Regional "Banco Macro". Y así, fueron edificando el triunfo, paso a paso, objetivo a objetivo. Primero fue buscar meterse entre los cuatro semifinalista, lo que consiguieron en forma agónica, en el último segundo con el penal de Juan Agustín Villalba ante Los Tarcos, por la última fecha. El siguiente objetivo fue llegar a la final, y también, en forma agónica, anotaron el try ante Tucumán Rugby que los puso en el gran duelo decisivo. Y por último, esta vez aguantando hasta el final los embates rojos, lograron el máximo objetivo y cumplieron el gran sueño de todo el rugby santiagueño: levantar la Copa del máximo certamen del rugby norteño. Y en tieras tucumanas, en la misma casa de sus rivales. Campeones!!! Algo impensando antes del torneo. Rompieron con todos los pronósticos. Batacazo. Llegaron de punto y terminaron siendo banca. Pongale todos los adjetivos que quiera.

Para llegar a este éxito hubo mucho trabajo por detrás. De un entrenador (Bascary) que conoce muy bien el juego y es obsesivo con su trabajo, analizando todos los días los aciertos y errores de su equipo, de sus jugadores, como así también de sus rivales. Con un asistente técnico, o coentrenador (Rafael), que se formó hace un tiempo con Ricardo Le Fort y entrenó los últimos años con los tucumanos Lito Molina y Emilio Valdez, siendo también uno de los grandes artífices en la conformación del grupo y estando en todos los detalles. Junto a ellos, un gran staff (manager, PF, kinesiologa) que supo trabajar a la par conscientes de lo que buscaban, con  muchas ganas y responsabilidad, cada uno en lo suyo.

Ellos fueron conformando día a día, primero un gran grupo, y luego moldeando el juego que Bascary buscó plasmar en el campo, aún cambiando de puesto a varios jugadores, algo que al principio costó entender. Pero así, con ese trabajo, se fue logrando la identidad que buscaban.

Así llegaron las primeras fechas, el extraordinario triunfo sobre Lawn Tennis en el parque, en el debut del certamen, como en la fecha siguiente, que lo posicionaron en lo más alto de las posiciones. Al principio fue la gran sorpresa del certamen. Luego perdieron la punta en la tercera fecha pero la recuperaron en la cuarta para mandar el rumbo del Regional durante las siguientes cuatro fechas. Por ese entonces, los Viejos Leones ya dejaban de ser sorpresa y se consolidaban como un equipo que estaba decidido a ser gran protagonista del Regional.

En ese contexto, con las acciones bien arriba, llegaron a la penúltima fecha, quizás, una bisagra importante que, por momentos, hizo peligrar su protagonismo. Fue tras la ajustada derrota en Marcos Paz ante Tucumán Rugby (21-22), y la posterior suspensión por dos meses de una de sus principales figiras y líder de los delanteros: el octavo Aníbal Panceyra Garrido. Old Lions perdía una pieza clave por dos meses. Baja para varios partidos. Como en algún otro momento la baja por lesión de su goleador Juan Agustín Villalba.

Old Lions sintió mucho esta baja y el equipo comenzó a perder terreno hasta sufrir una goleada en Salta. Con la vuelta de Panceyra, la incorporación de Carlitos Rafael y de algunos ajustes en el equipo, Old Lions comenzó a recuperar su identidad en el juego, comenzó a recorrer la última parte y la recta final de menor a mayor, hasta derrotar como local en forma contundente a Tucumán Rugby, floreando un 45-18 histórico, y conseguir luego la clasificación a semifinales en el último segundo ante Los Tarcos, con ese penal de Villalba que desató la euforia de los Leones y de saber que ya estaban haciendo historia pero con la convicción de que querían mucho más.

Lo demás es historia reciente. El espectacular y agónico triunfo en semifinales sobre Tucumán Rugby y la gran victoria sobre Los Tarcos en la gran final. El primero lo hicieron buscando el ingoal rival hasta el último segundo. En la final, aguantando los embates rojos hasta el último segundo, aguantando incluso tres mauls seguidos, tras tres lines. En síntesis, en sus dos últimos partidos mostraron que estaban firmes y claros en las dos facetas del juego: el ataque y la defensa.

Old Lions gritó camnpeón. Los cientos y cientos de santiagueños celebraron en el ex aeropuerto un éxito impensado tiempo atrás. Los Viejos Leones se consagraban en el máximo certamen Regional. Así como en la previa lo había hecho Santiago Lawn Tennis al ganar la final del Ascenso.

Los Viejos Leones rugieron más fuerte que nunca en el Regional y se consagraron como los mejores del NOA. No fue casualidad. Fue el fruto de mucho trabajo. Y mucho para analizar. Veamos las claves del éxito:


Las 10 claves de un campeón

1) Tuvo, por lejos, el mejor pack de Forwards. El mejor scrum y la mejor primera línea del torneo.

2) Contó con el mejor líder que exista hoy en un equipo

3) Contó con muy buenos backs y es uno de los equipos que más tríes anotó de los finalistas (y mayor diferencia de puntos), y el que mejores tríes anotó (muchos de ellos para poner en un cuadro).

4) Fue el equipo más regular con los titulares en la cancha. Solo perdió terreno cuando les faltaron sus dos figuras.  

5) Es el equipo que más sabe jugar continuado y trabajo de varias fases.

6) Fue uno de los equipos con mejor Line del torneo. Se lo ubicaría entre los cuatro mejores lines, con variantes en la obtención en la hilera y un gran maul.

7) Fue uno de los equipos con menos amarillas.

8) Tuvo un muy buen banco, con tres jugadores tremendos que dejaron su sello a la hora de entrar y que el entrenador supo dosificar en los momsntos justos.  

9) De los cuatro finalistas es el que menos presión tuvo porque al clasificar ya había alcanzado su primer objetivo. Luego solo fue por más y logrando paso a paso sus nuevos objetivos.  

10) Old Lions fue el equipo con mayor "Hambre de Gloria" de los cuatro finalistas, y esto quedó demostrado al buscar el trt del triunfo sobre Tucumán Rugby y la gran defensa desplegada para evitar el try de Tarcos sobre el cierre de la gran final.

Por todo lo expuesto, Old Lions fue el gran candidato. Porque fue un equipo humilde, que llegó de punto y terminó siendo banca. Así de simple.


Un gran plantel

Basado en un gran funcionamiento con sus delanteros en la obtención y control del juego, más un formidable desplazamiento de sus backs, que mostraron sus destrezas en el manejo de la pelota, Old Lions contó con los protagonistas acertados para ejecutar la partitura que les dio su director Pablo Bascary.

En este funcionamiento mucho tuvieron que ver su primera línea, que fueron conformando el capitán Juan Pablo Enriquez, Luciano Zelaya, Mario Iagatti, Pedro Delgado y el Pumita Francisco Palazzi; los segundas líneas Pablo Samalea, Marcos Gómez y Gabriel Lazarte; y los terceras líneas Facundo Ovejero, Faustino Ledesma, Máximo Ruiz Melo, Ivo Ayuch, Israel Parnas y el octavo y gran líder Aníbal Panceyra Garrido. Fueron contundentes en las formaciones y fueron siemnpre adelante, ya sea con el empuje en el scrum o en los mauls tras los lines. También supieron multiplicarse en cada situación defensiva para frenar los ataques rivales.

En los backs fueron alternandose en la conducción las figuras de los medios Justino Rovarini (9) y Estanislao Avila (10), quien alternó también como 9 gran parte del torneo. A ellos se sumaron la gran experiencia de Carlos Coronel Maza y Facundo Leiva, comno la juventud de León Maza, además de Bautista Torresi y Matías Barraza, y la gran jerarquía y efectividad del fullback Juan Agustín Villalba, artície de varias victorias.

Sin olvidar de otros jugadores importantes que aportaron lo suyto como Nicolás Navarro, Martín Casullo, Lucas Bravo, Facundo Barboni, Nicolás Candussi,Ignacio Morales Luna, Santiago Goitea Ruiz, Luis Ibarra, Ignacio Bau Mulki, Luciano Bravo Ibarra y Juan Manuel Gonzalez, Augusto Mendieta, Alfonso Ludueña, Matías Santillán, Agustín Cerasolo, Agustín Neme, entre otros.

Misión cumplida

En definitiva, ellos fueron los campeones, los que cumplieron la misión de hacer realidad el sueño de un equipo, de una ciudad.

Por eso, adaptando el lema de Sudáfrica en el Mundial 95, ellos fueron "Un Equipo, Una Ciudad, Una Misión". Listo. Ya son los campeones. Misión Cumplida. Salud Viejos Leones.

Recomienda esta nota: