Martes 12 de Noviembre de 2019

26/10/2019

Mundial Japón 2019

SEMIFINALES

La Rosa floreció en Japón

Inglaterra jugó un partido perfecto, derrotó a los All Blacks, por 19 a 7, y se metió en la gran final
Ampliar (1 fotos)

IMPARABLES. Manu Tuilagi intenta superar la marca neozelandesa en el partido que los ingleses derrotaron a los All Blacks por una de las semifinales del Mundial de Japón. FOTO: Prensa RWC2019

Tomás Gray
tomasgray1

Tras 80 minutos casi perfectos, en los que sus hombres cometieron un solo error, Inglaterra dio el gran golpe al derrotar a los All Blacks, los bicampeones vigentes, en una de las semifinales disputada en el estadio de Yokohama, al sur de Tokyo.

De esta manera, La Rosa floreció en tierras niponas, de la mano del entrenador australiano Eddie Jones, que diseñó un gran partido, cuyo libreto fue bien ejecutado por sus jugadores, quienes estuvieron impecables para borrar de la cancha al hasta hoy considerado el mejor equipo del mundo.

Inglaterra no solo se dio el gusto de vencer a Nueva Zelanda sino que le cerró todos los caminos a los hombres de negro, que se fueron al descanso sin haber anotado ni un solo punto, algo que no les sucedía desde 1991.

En definitiva, Inglaterra venció a Nueva Zelanda, por 19 a 7, y se metió en la gran final. Ahora deberá esperar hasta este domingo para conocer quien será su rival: Gales o Sudáfrica.

Los ingleses jugaron un partido espectacular, desde el mismo comienzo. O quizás antes, desde el Haka, cuando desafiaron a los hombres de negro mientras hacían su tradicional danza maorí, esta vez, en su versión "Kapa o Pango".

Tras el pitazo inicial los homvres de La Rosa salieron con todo, decididos a tomar la iniciativa del duelo y a sorprender a los de negro. Lo consiguieron, y al minuto nomás se metieron al ingoal neoezelandés para abrir el marcador con el try anotado por Manu Tuilagi, tras una jugada espectacular. Así, los ingleses avisaban que estaban dispuestos a dar la gran nota de la Copa.

En el primer tiempo Inglaterra prácticamente borró a los All Blaks de la cancha. Fue muy raro ver a un equipo neozelandes desorientado y sin brújula. Pero mérito de esto fue del equipo inglés que les cerró todos los caminos, con una defensa impecable, y con la pelota en sus manos supo jugar acertadamente, poniendo el juego en el terreno del equipo oceánico. 

Si bien los ingleses fueron superiores y marcaron el ritmo, y el rumbo del partido, solo habían logrado sacar una diferencia de 7-0, hasta que en el útimo minuto un penal anotado por George Ford les permitió a los hombres de La Rosa retirarse al descanso con una ventaja de 10-0. 

Un poco antes, una buena jugada inglesa, que había concluído adentro del ingoal neozelandés, con el tercera línea Sam Underhill anotando, el try fue anulado por una observación del TMO.

De esta manera, por primera vez desde 1991, los All Blacks se retiraban al descanso sin marcar puntos.

En el segundo tiempo los ingleses mantuvieron su ritmo y volvieron a quebrar la marca neozelandesa, pero otra vez el TMO detectó una infracción en la jugada previa.

Un nuevo penal de Ford puso el marcador 13-0, dándole una mayor tranquilidad al equipo inglés, ante un rival neozelandés desorientado e impreciso. Claro que en este contexto el mérito fue del equipo inglés, capaz de generar este desorden en los bicampeones mundiales.

Los ingleses continuaron manejando el juego a través de un mejor trabajo en sus formaciones, un buen traslado de la pelota con sus manos, también con certeros kicks de sus pateadores, que intetaron mantener el juego lejis de su campo y, fundamentalmente, gracias a una gran defensa, que supo cerrarle el camino a los hombres de negro.

A los 17 minutos los ingleses cometieron el único error del partido y les permitió a los All Blacks llegar al try. Fue tras un lineo out arrojado por los ingleses, que llegó a las manos rivalespara que Ardie Savea pueda capitalizar el error y facturar en el ingoal inglés, lograbdo achicar la diferencia y ponerse otra vez en el partido y a tiro de un try: 13-7.

Sin embargo, lejos de que los ingleses se caigan y permitan el repunte de los hombres de negro, los de La Rosa se mantuvieron en el partido manejando el juego en todos lados y maneniendo el juego en campo rival. 

Con dos penales anotados por Ford, a los 22 y 29 minutos, Inglaterra amplió la ventaja que mantuvo hasta el final del partido.

Inglaterra, que en su propio Mundial disputado hace cuatro años en su casa no había podido ni pasar la ronda inicial, hoy dio la nota al derrotar a los bicampeones del mundo y meterse en la gran final. Al menos en este partido demostraron que fueron los mejores. Borraron a los All Blacks y esta Copa tendrá un nuevo campeón. 

Inglaterra 19, Nueva Zelanda 7

Inglaterra: Elliot Daly; Anthony Watson, Manu Tuilagi, Owen Farrell (cap) y Jonny May; George Ford y Ben Youngs; Billy Vunipola, Sam Underhill y Tom Curry; Courtney Lawes y Maro Itoje; Kyle Sinckler, Jamie George y Mako Vunipola.

Entrenador: Eddie Jones.

Ingresaron: Luke Cowan-Dickie, Joe Marler, Dan Cole, George Kruis, Mark Wilson, Willi Heinz, Henry Slade, Jonathan Joseph.


Nueva Zelanda: Beauden Barrett; Sevu Reece, Jack Goodhue, Anton Lienert-Brown y George Bridge; Richie Mo’unga y Aaron Smith; Kieran Read (cap), Ardie Savea y Scott Barrett; Sam Whitelock y Brodie Retallick; Nepo Laulala, Codie Taylor y Joe Moody.

Entrenador: Steve Hansen.

Ingresaron: Dane Coles, Ofa Tu’ungafasi, Angus Ta’avao, Patrick Tuipulotu, Sam Cane, TJ Perenara, Sonny Bill Williams, Jordie Barrett.

Los Tantos:

Primer Tiempo: 1', Gol de Farrell por Try de Tuilagi (I), y 40', Penal de Ford (I).

Resultado Parcial: Inlgaterra 10 – Nueva Zelanda 0.

Segundo Tiempo: 8, 22 y 29', Penales de Ford (I); 17', Gol de Mo'unga por Try de Savea (NZ).


Estadio: International Stadium, Yokohama.

Árbitro: Nigel Owens (Gales).

Asistentes: Romain Poite (Francia), Pascal Gaüzère (Francia).

TMO: Marius Jonker (Sudáfrica).


Recomienda esta nota: