Lunes 05 de Diciembre de 2022

01/11/2022

Las Pumas

PUMAS

¿Por qué no Maneco a la selección?

¿Qué tiene que pasar o qué tiene que hacer para que lo integren al circuito de la Unión Argentina de Rugby? Las preguntas son recurrentes y vienen desde diferentes puntos del interior del país cuando el periodismo especializado habla de Juan Manuel Molinuevo.
Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

El back que lleva la diez en la espalda de Huirapuca, último campeón tucumano y finalista del Torneo del Interior, está en un nivel pocas veces visto en el interior de país. Como dicen los que peinan canas, “está a punto caramelo”.

Es un jugador completo y tiene nivel de selección; por eso es llamativo y hasta sorprendente (para mal) que no sea ni tenido en cuenta para cualquiera de los seleccionados mayores de la UAR.

El hijo de Tristán Molinuevo y Paula Lazcano, de 25 años y hermano de Juan Cruz y Juliana, tiene todas las condiciones para ser parte hasta de los mismos Pumas. Bajo ningún punto de vista es una exageración pensar que puede integrar un plantel que carece hoy de un conductor nato y con proyección si pensamos justamente en un futuro no muy lejano.

Si hacemos un ejercicio puntual dentro de las observaciones en el puesto de apertura, el polifuncional Santiago Carreras, es el actual apertura titular de Los Pumas, posición en la que no es requerido en su club actual (Gloucester), donde juega de wing o fullback, haciéndolo en un gran nivel, ya que sus condiciones lo hacen destacarse con una gran perfomance, por sus enormes cualidades de definidor, y no así en la conducción y construcción del juego. En Los Pumas en un diez improvisado. Se desaprovecha su talento y se lo limita.

Con el golpeador y estratega Nicolás Sánchez, lesionado y esperando volver a su nivel de caras a quedar en la lista definitiva al mundial; Tomás Albornoz (otro crack) al que llamativamente también le dan pocos minutos para mostrarse y Domingo Miotti, sorpresivamente marginado, no es descabellado pensar que “Maneco” puede ser parte de una lista puma para demostrar sus enormes condiciones.

Molinuevo es un apertura nato. Tiene en su producción general todo lo necesario. Un gran pie en kicks al touch o a cargar, y patadas a los palos. El hombre del sur tucumano sabe hacer jugar, es impecable en la distribución del juego, ataca los espacios, es veloz, sabe definir y es valiente en defensa, donde no mezquina el cuerpo. Sin olvidar otras de sus grandes cualidades: heredó el cambio de paso de su padre.

Quien integrara la lista de Los Pumitas y se quedará sin ser elegido para ir al mundial de su categoría con dicho equipo, tan solo jugó un Torneo Sudamericano con la celeste y blanca. Paso brevemente por el club Évora de Portugal y volvió a su club para de indiscutido, clave y hasta insustituible.

Desde su silencio, cada vez que se lo interroga sobre dicho tema, Molinuevo prefiere reírse tímidamente y pasar a otro tema. “No entiendo por qué no está en el sistema” – nos afirmó horas atrás el mismísimo Marcelo “Tano” Loffreda, mientras miraba la semifinal entre La Tablada y Huirapuca, donde Molinuevo volvió a ser clave y la figura. La rompió toda.

Nosotros tampoco entendemos su ausencia y nos hacemos la misma pregunta que Loffreda. No es tenido en cuenta ni en el seleccionado de Argentina XV, donde tranquilamente podría ser llamado como para ser testeado.

Llamarlo hoy seria acertado. Probarlo. Ver si rinde. Seguir sin darle minutos para mostrarse y ayudarlo para que se proyecte, podría ser un error que cueste caro. Un desperdicio.

Ojalá no sea tarde cuando lo hagan. Los selectores tienen la respuesta.

Por ahora, las preguntas son: ¿Por qué no lo llaman? ¿Lo llamarán? 

Recomienda esta nota: