Martes 22 de Agosto de 2017

05/08/2017

Regionales

INTERNACIONAL EN TUCUMAN

La predisposición del jugador

Los protagonistas no se cansaron de firmar autógrafos y de sacarse fotos luego del partido jugado en Lawn Tennis. Por Patricio Guzmán
Ampliar (1 fotos)

Foto: Patricio Guzmán

Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

En su acabado espíritu de fuego, el rugby tiene un plus que lo caracteriza. La carencia casi total de vedetismo en sus protagonistas: los jugadores. Lo divisado en Argentina XV ante Toulon francés antes y luego del juego mismo, demuestra que el rugby tiene un ADN que lo hace único.

El salto del público al campo de juego en busca de fotos y autógrafos (tanto del equipo argentino, como del francés) o en busca de una simple mano extendida, no se debe tomar como un error de logística, ni una falta de respeto. El contacto del público (en su mayoría niños y adolescentes) es necesario para humanizar al protagonista. Para que le sirva como factor personal a la hora de sentirse lo que es: parte de un juego donde muchos lo toman como referentes, ídolos, modelos a imitar o simplemente lo admiran por su lugar de privilegio.

Tucumán fue, es y será pasional en cada expresión rugbística. Tiene una mística irrepetible. Posee referentes locales de gran talla y sabe en sus expresiones lo que es mimar a propios y extraños. Es el rugby en su máxima expresión la del gesto que tiene devolución en quien recibe y luego da o viceversa. Allí los actores se jerarquizan y dignifican este deporte.

Es el juego y el fuego que no se ve, pero que se enseña cuando se está realmente predispuesto.


Recomienda esta nota: