Viernes 15 de Diciembre de 2017

18/09/2017

Regionales

LA GRAN FINAL

Cuando el rugby es la bandera

Luego del acto final que catapultó a Natación y Gimnasia a ser nuevamente el rey de rugby norteño, son muchas las sensaciones y las emociones que deja la finalización del torneo tucumano.
Ampliar (1 fotos)

FOTO: Patricio Guzmán

Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

Luego del acto final que catapultó a Natación y Gimnasia a ser nuevamente el rey de rugby norteño, son muchas las sensaciones y las emociones que deja la finalización del torneo tucumano.

Por un lado, es clave divisar que la competencia sigue siendo de alto desgaste, con partidos muy cerrados, luchas en todos los frentes y emociones que hacen que el rugby de Tucumán siga manteniendo vivo el fuego desde su braza pasional.

Así, con el deporte como premisa y más allá de los colores y de los honores, es fundamental mencionar que el rugby sigue su curso pese a su evolución desde el juego con respecto a un tiempo que pasó y que no vuelve más, con glorias en todos sus clubes y figuras emblemáticas.

Cuando el rugby es la bandera, no se silba al rival. Nunca.

Cuando el rugby es la bandera, no se insulta y el que lo hace es reprendido por el del al lado. El logro propio o el del club contrario tiene en el respeto su primer clavo en la mesa donde se sirven las expresiones desde festejo medido y sin burla.

Cuando el rugby es la bandera el referí no es determinante, y si el juego plagado de errores y de aciertos.

Cuando el rugby es la bandera el autocontrol es la mayor virtud expresiva.

Cuando el rugby es la bandera, aparecen Natación y Lawn Tennis y le demuestran al país ovalado que el rugby de Tucumán sigue siendo una fiesta incomparable. Única y jamás vista. Salud por ello.


Recomienda esta nota: