Miércoles 26 de Junio de 2019

20/05/2019

Regionales

ENTREVISTA

Setenta años de rugby y amistad

En cada evento donde una ovalada entre al campo el no puede faltar. Roberto "Incendio" Terán Vega un infaltabable en el deporte.
Patricio Guzmán

Redactor de Tercer Tiempo Noa

El historiador tucumano José María Posse, define a Roberto Terán Vega como “El Infaltable" en cualquier evento que realiza el Tucumán Rugby Club. Además agrega, que el hombre en cuestión es la esencia misma del rugby. Lo valido es decir que Terán Vega “perdio" su nombre hace años. Es simplemente el “Incendio" hace 70 abriles en el rugby de Tucumán. TERCER TIEMPO NOA, se pone periodísticamente de pie, para entrevistar a un ser que lleva en sus actos esa frase que pregona su amado verdinegro, “Más que un Club, una Amistad.

 

- ¿De Festejos?

- Si, y con amigos. Hace unos días cumplí 83 años y llevo 70 en rugby. Jamás me fui de su campos, de su gente y de todo lo que encierra este amado deporte.

 

- ¿Cómo nace tu amor por el rugby?

 

- Con Ricardo Ascárate que me lleva a Natación y Gimnasia y al año siguiente ya pasó a Tucumán Rugby. Arranqué jugando de octavo, y mis tres últimos años de juego lo hice como pilar derecho. El “Gordo" de la Serna fue mi primer entrenador, a él le debo el fuego y la pasión por este juego. El me marcó como ser humano en este deporte. Nunca lo olvidaré, me enseñó el ABC del rugby.

 

- ¿Qué te dejó y te deja este deporte?

 

- Un tesoro que vale más que cualquier campeonato obtenido. Amigos. Amigos a montones.

 

 

“Incendio" se enciende y se emociona. Se apoya en su bastón y gira. Atrás, como lugartenientes de esa amistad que el da y recibe, lo secundan un puñado de amigos que lo rodean como si fueran sus guardaespaldas. La Caldera del Parque, como en otras jornadas históricas, vuelve a recibir a uno de sus máximos faraones Ovalados.

Volviendo a las citas de historiador Posse, podemos agregar que:

- Fue alumno del Colegio Sagrado Corazón. Bunker estudiantil de donde salieron grandes créditos humanos y deportivos que nutrieron el gran rugby del viejo Tucumán.

-

- Debutó a los 17 años ante Cardenales, para completar 13 jugadores, que por entonces era el mínimo indispensable para jugar. Lo hizo a la par de tipos de la talla de el “Chino” Páez Márquez, el “Mudo" Griet, y los hermanos Farías y Montini, por nombrar algunos

- A la hora del juego era casi imposible tacklearlo. Robusto, fuerte y de gran técnica.

- Fue parte del Seleccionado Tucumano que comenzó usando la camiseta marrón y lo hizo desde 1955 a 1962.

- Fue entrenador. Colaborador y dirigente, hasta el punto de llegar a ser Vicepresidente de su amado club.

- En lo deportivo, fue polifuncional. Practicó golf, tenis y natación. Es este último deporte, llegó a ser Presidente de la Confederación Tucumana de Natación. Hasta se dio el lujo de correr varias carreras en automovilismo.

- Fue clave en el desarrollo institucional de su club desde el crecimiento edilicio.

 

- ¿De dónde nace su apodo de “Incendio”?

- Estaba en una ocasión haciendo una de mis tantas travesuras de niño. Mi madre me retó diciéndome que dejará de hacer incendio. Es decir de hacer lío. Un amigo que no recuerdo la escuchó y ahí quedó el apodo para siempre.

 

“Incendio" siempre está. Es la amistad de un deporte ovalado en su mayor expresión. Es “La Voz del Estadio” hace 12 años en el Seven de Tafi del Valle. Es uno de los mayores coleccionistas de prendedores de rugby que tiene el país.

 

Si el rugby tuviera pies, al verlo entrar cada vez a sus campos en cualquiera cancha de Tucumán, se pondría de pie.

 


Recomienda esta nota: